miércoles, 26 de junio de 2013

Despedida



Ya se acerca la despedida de año, por eso te tienes que ir, es lo mejor.  ¡Ay Dios no puedo!  Tengo miedo.  No, no, vamos Camila piensa, cálmate, no tengo miedo, tengo que hacerlo.  Donde están los espejuelos.  Aquí.  La carta.  Es lo mejor que pude escribir.  Dóblala y déjala en la mesa, que cualquiera de las muchachas del hospedaje la va encontrar.  Sí, se acabó, no la voy a leer más.    Algo malo va a pasar.  Lo han dicho en la televisión y en la radio.  ¿Pero qué será?  Todos los días dicen algo diferente.  Tiene que ser verdad.  Es verdad.
Yo no creo mucho en los mentalistas ni en los adivinos, pero Cristina Andrómeda dijo que el fin del mundo va a venir cuando se acabe este año.  Y los otros dijeron lo mismo y todos usan diferentes métodos para predecir.  Ese programa me asustó, no debía haberlo visto.  Eso no importa, tranquilízate, me tengo que tranquilizar, es bueno que lo haya visto porque si no, estuviera como el resto de la gente sin preocuparme.  Aunque a lo mejor se preocupan y no lo dicen porque no quieren saber más, o que la gente los relaje o les digan que están locos.
Loco está el que no haga nada con lo que presentaron en el programa de las predicciones del Hercólobus y Nostradamus.  Que el mundo se va inundar, que van a pasar desastres y que mucha gente va a morir.  Después dizque va a venir un mundo florido.  Eso no lo creo.  Todas las cosas que contó el pastor, tanta gente que va terminar en el infierno.  El Diablo no me a llevar, Dios sabe que esto vale la pena.  Por eso estoy dejando todo listo para escapar. 
No quiero que cuando pase lo que vaya a pasar mi familia se preocupe por mí.  Que mami y papi se preocupen por ellos y por Vivi, que ella es chiquita y los va a necesitar más que yo.  Dios, quiero estar con ellos cuando eso pase.  No puedes Camila, me voy a ir.  Con la carta ellos sabrán porque me escapé.  Cuando alguien encuentre la carta los va a llamar, pero ya yo habré escapado.
Desde este balcón el pueblo no se ve muy bonito.  Cómo irá a quedar dentro de un mes cuando llegue el fin.  La gente abajo se ve pequeñita, cómo no pueden estar volviéndose locos.  Deja eso Camila, vete.  Pero por si las cosas no salen como quiero, deja quitarme los espejuelos.  Vamos, sin miedo.  Te agarras de la baranda del balcón, cruzas una pierna, con cuidado, ya crucé la otra.  No lo pienses mucho.  Cinco, cuatro, tres, dos, uno.  
 . . .

 Nota: Este es mi cuento preferido de los comienzos de mi producción literaria.  Está basado en una historia real, recuerdo que para 1999 a menudo se repetía en los medios que el mundo se acabaría cuando llegara el nuevo milenio.  Tenía 9 años entonces, iba con mi papá en el carro a hacer unas compras a Cayey, un pueblo vecino al mío, cuando anunciaron en la radio que una joven se había suicidado dejando por escrito que lo había hecho por miedo al fin del mundo por algo que había dicho una supuesta clarividente mediática.  Me dejó una fuerte impresión cómo esa joven había decidido terminar su vida, cómo la clarividente continuó diciendo lo mismo como si nada y cómo la gente seguía prestándole atención aún después de que el nuevo milenio no destruyó al mundo.  Cuando empecé a escribir sabía que esa sería la base para un buen cuento.  Quería publicarlo en el 2012 para que la gente recordara que desde siempre han habido personas incescrupulosas lucrándose con el miedo de los demás, ya que sabía que los medios nos arroparían con noticias sobre el apocalipsis maya.  Decidí esperar porque lo había enviado a algunas revistas, finalmente me publicaron otros cuentos y este fue el único que se quedó sin publicar.  Lo publico hoy cuando ha vuelto a pasar de moda la histeria por el fin del mundo, pero espero que su construcción, así como el personaje y su situación puedan tener valor fuera de esas circunstancias.

martes, 28 de mayo de 2013

Taza de cuento En la Orilla

Hoy les tengo una taza de cuento, pero tendrán que tomársela en la orilla.  Mi cuento Asteroidea fue publicado en la revista literaria En la orilla, que convoca diversas vertientes de la literatura puertorriqueña.  Es un espacio donde las palabras transitan libres y allí encontrarán cuentos y poemas para todo tipo de gusto.

Sin más, los invito a visitar En la orilla, allí también me publicaron Luciela y el cuervo y El hombre que cortó a Manuel Tijeras de mi libro En las montañas, además del micro La perseguida que una vez publiqué en este blog.  Los invito a que vean literatura de otros autores, si tienen algún comentario acerca de la publicación, por favor hagánmelo llegar a través de este blog, es muy importante para Ángel Matos, escritor y gestor de la revista.

Aquí pueden leer Asteroidea.

domingo, 26 de mayo de 2013

NOTAZAS: I'm Back!

         Saludos a todos mis amigos de la blogósfera, como ven estoy de regreso después de una prolongada ausencia.  Debo decir antes que todo que he extrañado muchísimo entrar aquí a compartir vivencias y buena literatura.  Sucede que mi tesis de maestría está en sus comienzos y ello implica una reducción considerable de tiempo.  ¡Casi ni he podido escribir durante todo este tiempo!  Pero aquí estamos de vuelta y espero compartir con ustedes durante este verano hasta venga el regreso a clases y con ello mi eventual enclaustramiento.  El título de esta NOTAZA anuncia un regreso a lo grande y dramático, porque a pesar del cansancio y la cantidad de trabajo, vengo con muchas ganas de escribir.

         Desde ya les cuento que verán pronto un interesante cuento que me ha publicado una revista, dos cuentos que continuarán la serie Hello, mi comentario sobre el Campeonato de Cuento Corto que será este viernes, un ESPRESSO sobre una fantástica novela urbana y otro sobre un interesente manual publicado recientemente que recoge una nueva visión de un clásico de las letras hispánicas.

          Imagínense, que ha pasado un año y aún no he leído Snow flower and the secret fan, una de las novelas que se supone leyera el verano pasado.  Sí les tengo listos los comentarios de los otros libros, incluido el de Libertad de Jonathan Franzen, que quedé en intercambiar pareceres con Pedro Sánchez Negreira que la iba a leer por el mismo tiempo.

           Este tiempo también me ha dado la oportunidad de encontrar textos que no conocía o que no había leído como: La parte del León, Póstumo el transmigrado y Póstumo envirginiado de Alejandro Tapia y Rivera, Garduña de Manuel Zeno Gandía y El abrigo de zorro azul de Rosario Ferré.

Así que amigos, I'm back!

jueves, 27 de diciembre de 2012

Cumpleaños

     Te acercas para apagar las velas y aspiras el fuego, en vez de perder un soplo de aliento, ganas años de vida.




*Este micro lo escribí a principios de este año, lo edité muchas veces hasta depurarlo a una sola oración.  Lo publiqué hoy 27 de diciembre de 2012 con motivo de mi cumpleaños número veintitrés.  El año veintidós me regaló el blog y los amigos que lo visitan.