miércoles, 18 de enero de 2012

La madre del turrón


Decían las viejas de mi pueblo que al partir cierta especie de almendras encontrabas adentro niñitas dormidas.  Por años partí almendras sin éxito, me di por vencida en lo de ser madre.  Hoy partí un pedazo de turrón y encontré en una pared la mitad de una almendra.  Acunada en la mitad de la almendra dormía una niñita.  Este turrón lo compré a una anciana sólo por caridad, porque sus turrones siempre traen poco dulce y demasiadas almendras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario