lunes, 9 de enero de 2012

La Perseguida



Alguien persiguiéndola. Para despistar hace una parada, una segunda, la tercera la olvida desesperada. Intenta caminar a solas, intenta caminar agrupada. Se detiene y se esconde, con el deseo de sentirse libre de su perseguidor. Sale. Aún la están esperando. Continúa caminando la perseguida. Finalmente observa la salvación, quedan cuatro paradas definitivas. Planifica. Cruzando la última parada definitiva podrá ocultarse tras la zona blanca. Al terminar esta oración nadie la perseguirá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario