domingo, 5 de febrero de 2012

Frenología


      A Frances de Pontes Peebles por introducirme a esta ciencia a través de su magnífica novela "La costurera".

     Cazar y medir cabezas supuestamente criminales para luego sumergirlas en formol era algo más que la fascinación científica de aquel frenólogo.  Sus colegas nunca lo imaginaron, confiaban en su criterio por las protuberancias que tenía en las áreas 7 y 12, respectivamente secreto y cautela.  Pero con el pelo algo tupido cubría el peligro de las generosas medidas de su área 6.

No hay comentarios:

Publicar un comentario