miércoles, 28 de marzo de 2012

El bosque de la memoria

    
     En el bosque de la memoria cada tronco, cada rama y cada hoja es un recuerdo. Lejos escuchas los juegos y canciones de la infancia. El musgo puede oler a mamá, las rocas pueden sentirse ásperas como la barba de papá. El pétalo de una flor es suave como la piel del primer amor. Cortas un árbol para ver si los recuerdos desaparecen, pero el árbol cae y los recuerdos siguen allí. Prendes fuego a las hojas secas que yacen en el suelo. Lejos de quemarse, éstas reverdecen; son las memorias tristes, patéticas y horribles que flotan para volver a ser parte de la copa de los árboles. Y es que en el bosque de la memoria todo es un recuerdo, si tratas de deshacerte de uno reverdece y si buscas debajo de una roca puedes hallar alguno que creías olvidado.

Originalmente publicado bajo el pseudónimo Zorro de Plata en el blog Esta noche te cuento, como uno de los participantes del certamen.

2 comentarios:

  1. La esencia de las religiones animistas. La vida está en todas partes... Es casi filosofía poética.
    Un saludo Melvin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por esa línea de filosofía me ido. Siempre imaginé este cuento como un poema en prosa. Gracias.

      Eliminar