viernes, 9 de marzo de 2012

Velorio


Nadie se imaginó que fueran tantos los que lo amaban porque se le solía ver muy solo.  Debe ser devastador que un tornado deje en pedazos a un ser querido.  Llegaron de riguroso luto y soltando gritos.  Verdaderamente los cuervos querían a aquel espantapájaros y se han quedado en la finca consolando a las plantas de maíz, que cada día se les ve peor.

6 comentarios:

  1. Primero decirte que me gusta la foto surreal aunque yo elegí otra. Pero así en grande tiene un punto interesante.
    El texto me hizo pensar en los paisajes lúgubres de Pedro Páramo, con aquellos seres fantasmágoricos.
    Saludos de fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mei, tengo que leerme a Pedro Páramo, he escuchado de qué se trata pero aún no lo he leído. Lo anotaré para leerlo este verano.
      Abrazos.

      Eliminar
  2. ¡Buen micro, Melvin!

    Muy visual, me gusta ese extrañamiento del amor entre cuervos y espantapájaros.

    Un abrazo,

    P.D. La foto está muy bien. Si la memoria no me falla, es por la que me manifesté yo. Otro abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pedro, de hecho este es uno de los primeros micros que escribí. Recuerdo que votaste por la foto surreal, tuvo dos votos versus sólo un voto de la foto 3. En verano espero colocar una nueva portada para siempre mantener el blog interesante.

      Abrazos.

      Eliminar