miércoles, 18 de abril de 2012

Sueño lúcido

     Estaba sentado al lado de un espejo.  Con ambas manos rasqué mi cabeza.  Al mirar el espejo, noté que mi pelo blanco estaba azul.  Volví a rascarme la cabeza y cambié mi pelo a rosado.  "Estoy soñando", pensé.  Me rasqué la cabeza hasta que el cabello estuvo oscuro como el ébano y con ello recuperé la juventud.  Corrí a buscarte.  Llegué al lago, a nuestro lago, pero no estabas allí.  Miré a todas partes y recordando que estaba en un sueño traté de producirte.  "Aparece, aparece", repetí hasta que desperté y me volví a encontrar solo, en la casa vacía.

lunes, 16 de abril de 2012

"Chica feliz", por Anuchka Ramos

     No se quejó del dolor de la aguja. Miró el dibujo en su piel y sonrió. Hera ya no tenía los brazos blancos. California había absorbido sus ganas de volver al Olimpo, su amor por Zeus, su afán por los aqueos en Troya. Es una chica feliz en el Ceasar's Palace por $8.95 la hora.









Este microrrelato es una colaboración de mi amiga y colega Anuchka Ramos, a quien admiro por su facilidad con las palabras, su humor y su habilidad para amarrarnos a sus escritos.  Sus columnas, anécdotas y reflexiones las pueden leer en su blog Yo no miento, cuento lo que recuerdo.

jueves, 12 de abril de 2012

ESPRESSO: Cuentos favoritos

     Hay cuentos y hay cuentos.  Algunos nos tocan más que otros, nos llegan al alma, ayudan a formarnos como artistas y delimitan nuestros gustos.  Hoy comparto con ustedes mis 10 cuentos favoritos (conste que la selección es dificilísima y que podría hacer más de una lista):

1.  Purificación en la calle del Cristo, de René Marqués -  Tres hermanas guardan secretos y un pasado de belleza que no quieren dejar morir.  Es un cuento de ambigüedades donde se dice lo que puede ser y no lo que es.  Una historia épica con elementos góticos y fantásticos.  Lo leí a los 16 años y desde ese día ha sido mi cuento favorito.  El autor basó su drama "Los soles truncos" en este cuento.  Se puede conseguir en los libros Los soles truncos, En una ciudad llamada San Juan y en la Antología de Literatura puertorriqueña del siglo XX. 

2.  La muñeca menor, de Rosario Ferré - Una tía condenada por una condición médica, fabrica extrañas muñecas que se asemejan a sus sobrinas y producen efectos inesperados.  Rosarito nos entrega un cuento que funciona a nivel narrativo, estético y psicológico.  El cuento es una clase de escritura de cuentos.  Puede conseguirse en los libros Papeles de Pandora y Antología de Literatura puertorriqueña del siglo XX.  Para leerlo aquí.

3.  La siesta del martes, de Gabriel García Márquez - Una mujer y su hija viajan a un pueblo para llevarle flores a un muerto.  En ese tren fui a Macondo.  Aún no regreso.  Puede conseguirse en Ojos de perro azul y en una versión ilustrada.  Para leerlo aquí.

4.  La noche que volvimos a ser gente, de José Luis González - Un boricua que vive en Nueva York sale de su trabajo porque su esposa está dando a luz sin saber que vivirá una noche inolvidable.  Un cuento sobre la Diáspora Puertorriqueña, lleno de mucho humor y mucha ternura.  Captura perfectamente el alma del puertorriqueño.  Para leerlo aquí.

5.  Una rosa para Emilia, de William Faulkner - Un pueblo reflexiona la historia y los misterios de una mujer.  Perfecto ejemplo del Gótico Sureño de Estados Unidos, con una prosa que seduce y eriza los cabellos, y un final que estremece.  Para leerlo aquí.

6.  Santa Clo va a La Cuchilla y Peyo Mercé enseña inglés, de Abelardo Díaz Alfaro - El mundo del campesinado puertorriqueño enfrenta la imposición de la cultura estadounidense.  Aquí hago trampa e incluyo dos, narrados con gran brevedad don Abelardo plantea el problema del desplazamiento cultural con mucho humor.  Se consiguen en el libro Terrazo.  Para leer uno de ellos aquí.

7.  Berenice, El corazón delator y La máscara de la muerte roja, de Edgar Allan Poe - El maestro del cuento narra historias góticas con una creatividad y un dominio de la prosa que dan miedo.  Pueden leer éstos y otros aquí.

8.  Lo secreto, de María Luisa Bombal - Un extraño cuento sobre el viaje de unos piratas.  La Bombal tenía una prosa delirante y surreal que derretía los sentidos.  Con descripciones magistrales y una historia ambigua la autora crea un genuino sueño.  Puede conseguirse en La última niebla.

9.  El almohadón de plumas, de Horacio Quiroga - El misterio de una enfermedad.  Quiroga crea una historia que nos quiebra los sentidos y la mente.  Deja mucho para ponderar.  Puede leerse aquí.

10.  Milagros, Calle Mercurio, de Carmen Lugo Filippi - De Madrid a San Juan a Ponce, una peluquera boricua acaba interesándose en la vida de una muchacha protestante con pelo bonito.  Con un humor muy puertorro la autora revela esta historia sobre la percepción, el chisme y la psicología femenina.  Entre revistas, telenovela y salsa el cuento pasa de ser una narración con tintes rosa a un final sorprendente y conmovedor.  Puede leerse en el libro Vírgenes y mártires.


Hay otros cuentos que son mis favoritos y muchos buenos que no he leído.  Quizá hasta haga una secuela de este Espresso.  Pero bueno: ¿Conocías alguno de estos cuentos?  ¿Qué te parecieron los cuentos que pudiste leer?  Y lo más importante, ¿cuáles son tus cuentos favoritos?

martes, 10 de abril de 2012

Ilusionados

"Es que hay que ahogar las penas", justificaba un borracho a otro.  Pero Baco sabía que las penas tenían branquias.