jueves, 12 de abril de 2012

ESPRESSO: Cuentos favoritos

     Hay cuentos y hay cuentos.  Algunos nos tocan más que otros, nos llegan al alma, ayudan a formarnos como artistas y delimitan nuestros gustos.  Hoy comparto con ustedes mis 10 cuentos favoritos (conste que la selección es dificilísima y que podría hacer más de una lista):

1.  Purificación en la calle del Cristo, de René Marqués -  Tres hermanas guardan secretos y un pasado de belleza que no quieren dejar morir.  Es un cuento de ambigüedades donde se dice lo que puede ser y no lo que es.  Una historia épica con elementos góticos y fantásticos.  Lo leí a los 16 años y desde ese día ha sido mi cuento favorito.  El autor basó su drama "Los soles truncos" en este cuento.  Se puede conseguir en los libros Los soles truncos, En una ciudad llamada San Juan y en la Antología de Literatura puertorriqueña del siglo XX. 

2.  La muñeca menor, de Rosario Ferré - Una tía condenada por una condición médica, fabrica extrañas muñecas que se asemejan a sus sobrinas y producen efectos inesperados.  Rosarito nos entrega un cuento que funciona a nivel narrativo, estético y psicológico.  El cuento es una clase de escritura de cuentos.  Puede conseguirse en los libros Papeles de Pandora y Antología de Literatura puertorriqueña del siglo XX.  Para leerlo aquí.

3.  La siesta del martes, de Gabriel García Márquez - Una mujer y su hija viajan a un pueblo para llevarle flores a un muerto.  En ese tren fui a Macondo.  Aún no regreso.  Puede conseguirse en Ojos de perro azul y en una versión ilustrada.  Para leerlo aquí.

4.  La noche que volvimos a ser gente, de José Luis González - Un boricua que vive en Nueva York sale de su trabajo porque su esposa está dando a luz sin saber que vivirá una noche inolvidable.  Un cuento sobre la Diáspora Puertorriqueña, lleno de mucho humor y mucha ternura.  Captura perfectamente el alma del puertorriqueño.  Para leerlo aquí.

5.  Una rosa para Emilia, de William Faulkner - Un pueblo reflexiona la historia y los misterios de una mujer.  Perfecto ejemplo del Gótico Sureño de Estados Unidos, con una prosa que seduce y eriza los cabellos, y un final que estremece.  Para leerlo aquí.

6.  Santa Clo va a La Cuchilla y Peyo Mercé enseña inglés, de Abelardo Díaz Alfaro - El mundo del campesinado puertorriqueño enfrenta la imposición de la cultura estadounidense.  Aquí hago trampa e incluyo dos, narrados con gran brevedad don Abelardo plantea el problema del desplazamiento cultural con mucho humor.  Se consiguen en el libro Terrazo.  Para leer uno de ellos aquí.

7.  Berenice, El corazón delator y La máscara de la muerte roja, de Edgar Allan Poe - El maestro del cuento narra historias góticas con una creatividad y un dominio de la prosa que dan miedo.  Pueden leer éstos y otros aquí.

8.  Lo secreto, de María Luisa Bombal - Un extraño cuento sobre el viaje de unos piratas.  La Bombal tenía una prosa delirante y surreal que derretía los sentidos.  Con descripciones magistrales y una historia ambigua la autora crea un genuino sueño.  Puede conseguirse en La última niebla.

9.  El almohadón de plumas, de Horacio Quiroga - El misterio de una enfermedad.  Quiroga crea una historia que nos quiebra los sentidos y la mente.  Deja mucho para ponderar.  Puede leerse aquí.

10.  Milagros, Calle Mercurio, de Carmen Lugo Filippi - De Madrid a San Juan a Ponce, una peluquera boricua acaba interesándose en la vida de una muchacha protestante con pelo bonito.  Con un humor muy puertorro la autora revela esta historia sobre la percepción, el chisme y la psicología femenina.  Entre revistas, telenovela y salsa el cuento pasa de ser una narración con tintes rosa a un final sorprendente y conmovedor.  Puede leerse en el libro Vírgenes y mártires.


Hay otros cuentos que son mis favoritos y muchos buenos que no he leído.  Quizá hasta haga una secuela de este Espresso.  Pero bueno: ¿Conocías alguno de estos cuentos?  ¿Qué te parecieron los cuentos que pudiste leer?  Y lo más importante, ¿cuáles son tus cuentos favoritos?

4 comentarios:

  1. Lamentablemente -por razones de tiempo- no estoy en condiciones de responder a todas tus preguntas, Melvin; pero intentaré hacerlo lo mejor posible.

    Había leído los de GGM, me gustan casi todos sus cuentos, aunque mi libro de sus cuentos preferido es el de la Cándida Eréndida; Quiroga -no tiene mérito, soy uruguayo- y el maestro W.F.

    No conocía al resto de autores, sobre todo a los boricuas, por lo que te agradezco que nos los des a conocer. Los leeré a partir de este post.

    No te hablaré de mis cuentos preferidos, porque nunca me senté a pensarlo. Pero sí te hablaré de autores. Además de Qüiroga (no sé si has leído La gallina degollada -ese es mi preferido de él-), te invito a que busques a otro uruguayos universales: Felisberto Hernandez, Benedetti y Onetti. Grandes cuentistas. Te recomiendo también a Quim Monzó, a Sergi Pamiés (dos catalanes), a Andrés Neuman (argentino-español)y a Berta Marsé (hija del novelista Juan Marsé).

    No entro en los clásicos (Borges, Cortázar, Poe, Lovecraft, Carver, Cheever, Ford, Chejov, etc, etc) porque doy por echo que si eres lector de cuentos los habrás leído.

    Y ahora me despido. Ya me he excedido del tiempo del que disponía.

    Un abrazo y otra vez, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro buscaré La Gallina degollada y también buscaré a los otros cuentistas.

      Gracias por compartir cuentos y autores, ese era el propósito. Espero que después puedas leer los cuentos que he puesto.

      Abrazos!

      Eliminar
  2. Comparto con Pedro el desconocimiento de los autores de Puerto Rico. Me enriquece que nos lleves a esos autores.
    Faulkner G. García Márquez, Quiroga, los leí hace mucho tiempo. Siempre un placer volver a reelerlos. Un de mis cuentos preferidos es El rastro de tu sangre en la nieve de G.G. Márquez.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema con muchos clásicos puertorriqueños es que sus derechos los tienen editoriales que sólo publican en masa para vender a colegios y librerías de universidades. También limita el hecho de que no se aceptan nuevas visiones de estas obras, porque las esferas intelectuales, aunque liberales, son como una inquisición.

      He leído mucho del Gabo porque es uno de mis favoritos, sin embargo El rastro de tu sangre en la nieve es uno de los que no he leído y eres la segunda persona que lo lista como favorito. Lo buscaré.

      Eliminar