miércoles, 2 de mayo de 2012

Dinastía

"Espejito, espejito, ¿soy la más bella de este reino?".
"No, la princesa es la más hermosa de este reino", contestó el espejo.  Con temor y algo de envidia la reina vio por la ventana a la inocente princesa en los jardines del palacio.  Vio en el espejo su rostro terso, su cabello espeso y sus labios rojos como sangre.  Blancanieves recordó las manzanas de su madrastra.

1 comentario:

  1. Una buena metaficción sobre el cuento de Blancanieves.
    Enhorabuena

    ResponderEliminar