lunes, 10 de septiembre de 2012

Apetitoso

"Gracias, pero no deseo probar", dijo la mujer con recato.
     Sin embargo, al mirar el color y la brillosa cáscara, no pudo evitar pensar que debía ser muy apetitoso lo que había dentro del fruto prohibido.

 

8 comentarios:

  1. Lo pecaminoso siempre es tentador.
    Saludos Melvin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde el principio de los tiempos...

      Qué bueno verte de vuelta Mei!!!

      Eliminar
  2. Sólo me ha descolocado que fuera una mujer, Melvin; porque si hubieses dicho hombre hubiese ido este lector por otros caminos.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro, no entiendo eso de descolocado (es que no lo había escuchado).

      Quería hacer un relato intertextual sobre Eva probando el fruto. Lo que me sorprendió es que a nadie le pareció raro que puse la imagen de un mangó, en vez de la tradicional manzana. Quise romper con la idea de la manzana porque nunca se especificado que fuera esa fruta.

      Abrazos.

      Eliminar
  3. Todo lo prohibido es apetitoso, Es la tentación más deliciosa, aunque sea pecado. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Claro que sí Melvín, cualquiera de nuestras frutas tropicales sería más apetitosa que una manzana -¿sabías que fructifican a partir del día más frío del invierno?- y más útil para combatir el recato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las frutas tropicales son dulces y jugosas, no las cambio por nada. No sabía eso de que fructificaran en invierno.

      Aparte que tienen muchas más calorías lo que las hace aún más tentadoras y peligrosas.

      Abrazos.

      Eliminar