miércoles, 28 de noviembre de 2012

NOTAZAS: Pequeña Feria del libro usado

     Este pasado fin de semana se llevó a cabo la Pequeña Feria del libro usado, en su onceava edición.  La Pequeña Feria es la obra de doña Justina Díaz Bisbal, escritora y una gran gestora cutural, porque la feria es pequeña, pero todo lo que se vive allí es en grande.  Justina es la autora del libro Piénsalo bien Yogui y gran parte de la feria está dedicada a cultivar en los niños el amor por los libros.
     Pero por ello no piensen que es una actividad sólo para niños.  La actividad consiste en donar libros usados y visitar las estanterías de libros donados para escoger gratuitamente los que te interesan.  También hay venta de libros y otras cosas.  Este año se le cantó cumpleaños a la feria por vez once, allí estaré para cantar junto a todos la edición número doce.
 
La Feria realizó varias actividades dirigidas a los niños

Algunos libros para el disfrute de los niños
Justina dirigiéndose a los presentes
La historia de la Pequeña Feria del libro usado, y de Justina, apodada "La señora de los libros"

Con Justina
Bueno y aquí está la cosecha de títulos que conseguí: Short stories (que reúne lo mejor en la escritura de cuentos anglosajona); Todo por El Salvador (cuentos por grandes de nuestras letras como Carlos Fuentes); The Sound and the fury (del maestro Faulkner); Embroiderie (de Marjane Satrapi, autora de Persépolis); All the president's men (el libro que destruyó a Nixon); Friend of my youth (he escuchado mucho de Alice Munro y conseguí este libro que es considerado entre sus mejores); La casa en Mango Street (interesante novela con microcapítulos); La ciudad de las bestias (Isabel Allende); 10 relatos de detectives (porque siempre es bueno desenredar algún misterio); In the time of the Butterflies (de Julia Álvarez, otra visión sobre la era de Trujillo, buena para comparar con la visión de Vargas Llosa); Crónica de una muerte anunciada (del Gabo); Introduction to the short story (otro libro que recoge grandes cuentos anglosajones).
 Y ahora una ñapa:
Estos libros fueron los que usé en la clase de inglés en quinto y sexto grado de escuela elemental.  Los rescaté a ver qué recuerdo de sus páginas y a ver qué me acuerdo de esos días.  Sin duda reencontrarse con la niñez le devuelve a uno muchas pistas sobre sí mismo.
 

3 comentarios:

  1. ¡Qué bonito, Melvin! Me encantan las ferias de libros, ya sean nuevos o usados. No me pierdo ninguna a la que puedo asistir.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta es muy buena y el intercambio se da un ambiente muy familiar que relaja y da paz. Escribo esto y siento como si extrañara ese domingo, con el sol cálido y gente con muchas historias alrededor.

      Eliminar
  2. Esta entrada me pareció sumamente interesante. Veras, también soy una aficionada de los libros y cerca de mi no se celebran actividades como esta, triste por demás. Seria una buena idea pedirte alguna idea de donde se celebra esta feria en particular.

    ResponderEliminar