jueves, 27 de diciembre de 2012

Cumpleaños

     Te acercas para apagar las velas y aspiras el fuego, en vez de perder un soplo de aliento, ganas años de vida.




*Este micro lo escribí a principios de este año, lo edité muchas veces hasta depurarlo a una sola oración.  Lo publiqué hoy 27 de diciembre de 2012 con motivo de mi cumpleaños número veintitrés.  El año veintidós me regaló el blog y los amigos que lo visitan.

lunes, 24 de diciembre de 2012

NOTAZAS: Pesebre

     Una de mis tradiciones favoritas de la época navideña es el Pesebre, también conocido como el Nacimiento, la escena de Natividad o el Belén.  Hacía años que no hacía uno.  Antes construía la casita para las figuras de cerámica, le ponía paja y yerba; en una ocasión construí un Pesebre completo con figuras de madera, casita y estrella y en otra hice las figuras con alambre, fieltro, papel de traza y escarcha.  Este año, construí una base con escalera y decorados para unas figuras de cerámica.  Aquí comparto mi Pesebre con ustedes.  Que tengan una feliz Navidad y que el 2013 venga repleto de éxito e inspiración.  Sigamos creando.
 
Las escalinatas que construí para el portal de Belén.
 
 
 
 
 
Mi Pesebre completo.
 

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Escaparate


Faltan diez minutos para que aparezca el individuo que ha hecho mi trabajo un poco más interesante.  Mirar el video de las cámaras de seguridad en el turno de la noche, cuando la tienda está cerrada, no es el empleo más entretenido de esta ciudad.  Pero desde que montaron los escaparates de la temporada de invierno, este hombre llega puntual, a la una de la mañana, y se detiene frente a un escaparate específico por una hora.  El tipo no tiene algo de peculiar, sólo carga con una bolsa de papel de estraza todos los días.  El escaparate que viene a mirar es bonito, aunque no es el más impresionante de esta avenida.  Un maniquí femenino con un vestido corto plateado, cruzando un río de plástico y celofán, en un paisaje de invierno.
En el monitor 6.A veo que el tipo llega y se para frente al escaparate.  Allí estará aproximadamente una hora y media, sin que el frío le moleste.  Hoy ocurre algo extraño, el hombre mira dentro de su bolsa de papel de estraza.  De allí saca un martillo y lo estrella contra el cristal del escaparate.  La alarma se enciende.  Agarro mi abrigo y me dirijo a la entrada a ver si puedo alcanzar al tipo.  Cuando salgo no veo al hombre, ya debe estar lejos, como la sirena de la policía.  En el escaparate el maniquí está ausente, sin embargo los pedazos de vidrio yacen en la acera sobre un charco de agua y después del charco veo las huellas mojadas de dos personas que corrieron para escapar de la escena.

sábado, 1 de diciembre de 2012

ESPRESSO: Mercedes

    
     Antes de leer Mercedes, de Jaime Marzán Ramos, conocía muy poco sobre María de las Mercedes Barbudo y Coronado.  Sabía que había impulsado la independencia de Puerto Rico, que estuvo exiliada y que su tumba se halla muy cerca de la que era la tumba de Símon Bolívar.  Esta novela, le da más luz a este personaje histórico que ha estado por mucho tiempo en la oscuridad.
      Aunque está descrita como una novela histórica, me gustaría traer a colación la denominación de historia poética para describir la obra de Marzán Ramos.  Porque sus páginas están llenas de momentos vibrantes de pura poesía en los que la belleza arropa a la historia.  Así la prosa le da más carne al relato y lo saca de ser meramente una recolección de datos.
     La parte histórica de la novela también está muy bien lograda, con suficientes datos para situarnos en la época, lugar y situación política.  Tomen nota maestros, esta novela es magnífica para ver una época de la historia de Puerto Rico que no se estudia con mucha profundidad y es una crónica de cómo el Viejo San Juan, se convirtió en la hermosa ciudad que es hoy, reinando sobre el Atlántico y protegida por sus eternas murallas.
     El personajes de Mercedes, recibe el suficiente cariño y análisis por parte del autor, y salta de las páginas, deja de ser un "personaje histórico", para ser Mercedes, la que nos mantiene al borde del asiento para saber que hará o que sucederá.  Las caracterizaciones de su tío Juan Veloz, de un viejo lobo de mar y de un interés amoroso, son excelentes y aúnan a traer humor, ironía y drama a la novela.
      Para el gusto de este lector, la secuencia de una invasión inglesa a San Juan fue demasiado extensa.  También me quedé con ganas de ver cómo Mercedes evolucionaba de ser una chiquilla a convertirse en una amenaza para los esfuerzos antisubversivos.  La secuencia de la invasión aparece en medio de la Mercedes chiquilla y la Mercedes revolucionaria, y no nos deja disfrutar de ese desarrollo.  Pero no me hagan caso, que son manías de este lector.
     Mercedes es una novela bien escrita, con personajes llenos de vida, un vasto paisaje de historia, una carta de amor al Viejo San Juan y un homenaje poético a una de nuestras más importantes mujeres.  El pasaje que abre la novela me dejó el corazón helado, no sabía si leer rápido para disfrutarme el capítulo completo o leer lentamente para devorar cada oración tan bien esculpida.  El mismo autor anunció una secuela titulada Rita, aquí hay un lector que la espera.